ıllı Música y Folclore en la Comunidad Valenciana (2018)

Portal wikinfo sobre Música y Folclore Valenciano: Cantantes, músicos, fiestas, fallas valencianas y tradiciones

 !Selecciona tu Idioma!

Todo sobre la Música y los Cantantes Valencianos:

ıllı Baile de diablos wiki: info, historia y vídeos

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

musica valencia

salud  Baile de diablos 


El origen de los bailes hablados es dudoso y peligroso de detallar mas parece que deriva del teatro medieval callejero . Esencialmente, la vía de transmisión del baile popular (bailes hablados o bien con parlamentos, danzas, etcétera) ha sido la vía oral. De este modo, es lógico que en esta transmisión hayan llegado perturbados con respecto a la V. O bien..


Respecto al Baile de Demonios, pese a que se le reconoce popularmente como "baile", debe considerarse un entremés en tanto que esta clase de actuación es hacía entre plato y plato en las comidas de la nobleza en la Edad Media.


La síntesis del Baile de Demonios es una representación teatral de la lucha del Bien contra el Mal. El su contexto escénico asimismo fue usado, eminentemente para las fiestas de Corpus, en las procesiones eclesiásticas como acompañamiento para dar un aspecto más ceremonioso y increíble. Por último, los demonios, diablillos o bien diablos desfilaban encabezando la comitiva para anunciar su llegada con jaleo de todo género. De forma clamorosa y estruendosa separaban el público asistente abriéndose paso en la procesión.

Diablos en un "ball de diables"..

De todas y cada una formas hallamos la figura del demonio o bien diablillo en el origen de todos y cada uno de los bailes hablados. Es un personaje que no guarda relación con la obra que se representa, mas que se pone por medio y hace reír con sus cabriolees. Al final de la obra afirma unos versos satíricos relacionados con la vida política o bien pública de la localidad donde se representa, y que todos aguardan con deleite.


Este podría haber sido el origen del baile de demonios. Partiendo de un personaje que cada vez fue tomando más estrellato y que llegó a superar la expectativa de la obra original, quedó la una parte del demonio como la más popular.


La primera ] escrita sobre un Baile de Demonios, conforme Joan Amades, data del año mil ciento cincuenta. El acto fue representado en el banquete de la boda del conde de Barna, Ramón Berenguer IV con la princesa Petronila, hija del rey de Aragón. La crónica nos afirma que representaba la lucha de unos diablos, dirigidos por Lucifer, contra el Arcángel San Miguel y una cuadrilla de ángel


La segunda referencia escrita que conocemos, citada en el Libro de Solemnidades de Barna, es de las fiestas de mil cuatrocientos veintitres rememorando la venida a Barna del rey Alfonso V de Aragón, proveniente de Nápoles.


También en Cervera participan los demonios para las fiestas de Corpus del año mil cuatrocientos veintiseis. Otra vez en Barna, con ocasión de la llegada del duque de Calabria en el mes de septiembre de mil cuatrocientos sesenta y siete, se organizan unas fiestas donde los demonios asimismo estuvieron presentes.


A principios del siglo XV, en las procesiones del Corpus de Barna, se clausuraba la comitiva con un entremés, formado por una cuadrilla de ángeles y otra de demonios, representando al Dios de la muerte.


'Un águila coronada saca la cabeza en la mitad de un baile de demonios.En la tradición del Baile de Demonios se pueden distinguir 3 temporadas. En un primer periodo, desde principio del siglo XV hasta el fin de la invasión francesa el año mil ochocientos catorce, el baile fue inducido fundamente con un viso eclesiástico, ya fueran procesiones, díadas o bien festivales de Corpus, y asimismo por aspectos políticos o bien estatales.


Una segunda fase englobaría desde finales de la guerra del francés hasta mediados del siglo veinte. En este segundo instante, los bailes de demonios amplían sus salidas a sucesos civiles como fiestas mayores y carnaval, pese a que prosiguen asistiendo los actos político-religiosos que les dieron origen.


Durante este periodo hay antecedente de la aparición de nuevos conjuntos o bien cuadrillas de demonios como: en mil ochocientos cincuenta en Tarrasa, en mil ochocientos sesenta y uno en Riudoms, en mil ochocientos sesenta y cinco en Hostafrancs y en mil ochocientos sesenta y nueve en Porrera. Con el curso del tiempo ciertas de estas cuadrillas se desperdigaron por siempre y otras han reaparecido tras más de un siglo de eclipse des de la su capacitación.


Durante los años que prosiguen y hasta las primeres recuperaciones que acaban cara mil novecientos setenta y ocho, debe hablarse de 2 momentos:


En un primer instante que iría de los años veinte hasta la Guerra Civil, la tradición del baile de demonios se preservó por inercia y poquito a poco fue degenerando. Al terminar la guerra, y pese a los antagonismos, ya fueran personales, políticos o bien religiosos, se comienza una reposición del baile en la restauración global de las fiestas a fines de los setenta.


El tercer periodo se empieza en la década de los años ochenta y coincide con la temporada de reivindicación y restauración de las viejas fiestas populares, a lo ancho de Cataluña.


El ánimo en la busca y la estudio de las tradiciones popular, favorecida por las administraciones locales, promueve la creación de nuevos conjuntos dinamizadores, dando a la celebración pública de calle un estrellato cultural y social prácticamente perdido hasta el instante.


La organización del "correfuego" para las Fiestas de la Merced en Barna, lleva al pasacalles de la urbe abundantes conjuntos tradicionales de demonios. Para parte del público, fue un recuerdo condescendiente y entrañable; para otros muchos fue un evento nuevo, fabuloso y también ilusionante. En conjunto, un acontencimiento suficientemente incitador y motivador para forjar nuevos conjuntos.


Por otra parte, la iniciativa de una histórica cuadrilla del baile de demonios, la de L'Arboç del Penedés, formó el primer Encuentro de Demonios de Cataluña, para San Juan de mil novecientos ochenta y uno, fue otro motivo que contribuyó a promover nuevas cuadrillas.


En este ya último periodo, que se puede estimar una temporada exultante para el baile de demonios, aparecen a lo ancho de Cataluña un número fundamental de nuevas cuadrillas de demonios y otros elementos de fuego con una clara inspiración en los modelos históricos.


Hoy día no es nada extraño que en una misma localidad haya más de una cuadrilla de demonios, dragones y otro bestiario.


En referencia a las peculiaridades de los conjuntos de Baile de Demonios, hay 2 variaciones con una configuración y una activa bien diferenciadas:


Por un lado hay un modelo con estructura teatral.Es el caso del baile de demonios con parlamentos, propio del Penedés, Garraf y el Campo de Tarragona, en que hay una personificación trágica representando la rivalidad del bien y del mal con unos personajes bien definidos como Lucifer, la Diabla, el Arcángel San Miguel y otros demonios que solo recitan arengas críticas y versos satíricos de los advenimientos sociales y políticos contemporáneos de la localidad.


Por otra parte, hay el baile de demonios sin parlamentos como es el caso del Bajo Campo y el Priorato. Los caracteriza la ausencia por completo de una representación de baile hablado, como asimismo de un número estable y específico de sus componentes. Su campo preferente es el de las celebraciones civiles, alguna procesión religiosa o bien asimismo en los solemnes traslados de ciertas vírgenes, como la de la Clemencia de Reus o la Virgen de la Riese de las Borges del Camp.


El fuego, como símbolo recóndito, siempre y en todo momento ha sido un factor universal y extraño que ha provocado inquietud; asimismo es excepcional por el hecho de que produce nerviosismo; también es incorpóreo, entonces, genera ilusión en un planeta quimérico.


El fuego ha formado parte desde tiempos inmemoriales de nuestra cultura. Tenemos fuegos distintos y bien diferentes. Ciertos son de carácter esotérico; el fuego purificador (el del purgatorio), el castigador (el del averno). De otros, menos represivos y censurables, no obstante, igualmente incandescentes, resultan, eso sí, considerablemente más fabulosos, populares y amenos. Simplemente son los Fuegos Festivos. Estos géneros de fuegos, son un exponente protagonista en la proyección de mitos, opiniones y rituales de numerosas leyendas folclóricas. Por toda Cataluña hay diversidad de fiestas populares y tradicionales donde el fuego acepta el estrellato expresivo de la celebración.


La pólvora, invento chino que data del siglo XII, traída a Europa por los árabes, es el apoyo pirotécnico de los fuegos de artificio. Estos, concebidos en un inicio para celebrar cualquiera motivo solemne, daban, y aún dan, un aire imponente y increíble a todo hecho, acto o bien festividad, que se quiera celebrar.


El fuego es un vínculo de manera firme asociado al planeta del diablo. El tirar fuego es un hecho propio, de incontrovertible ligamen en las cuadrillas de Baile de Demonios. Este colectivo, entusiasta, entretenido y con fiesta como absolutamente nadie, es el soberano de una celebración que está repleta de fragancia a pólvora, de sinuosas brumas de humo solo diluidas por una luminaria de chispas incandescentes. La explosión del trueno, la iluminación del fuego, el humo y el repique de los timbales crean un entorno atronador y aceleran las vibraciones hasta tal punto que nos hallamos inmersos y atrapados en una sensación que domina, que emborracha y domina. La ignición de los petardos hace sentir veloces y brillantes emociones; fugaces momentos visuales de fuego, turbados solo por fuertes explotes de las carretas y por el persistente sonido de los timbales. La escena se impone por sí sola, el efecto es inenarrable. En la obscuridad, siluetas con cuernos danzan y brincan en la mitad de un diluvio de fuego en un entorno irrespirable de sudor y pólvora quemada.


Asimismo el demonio está amparado de la ignición pirotécnica por un atuendo. este, confeccionado con ropa de saco o de un tejido grueso de algodón, resguarda de las ascuas incandescentes. Además llevan unos ornamentos, conforme el gusto de cada cuadrilla, que representan figures infernales, animales o bien vegetales. En el pasado la vestimenta era de alquiler; actualmente ciertas son de propiedad municipal y otras, particulares de cada uno de ellos de los componentes de la cuadrilla.


La palabra cohete queda ligada a esa tradición, en tanto que Cohet es el nombre del demonio en el idioma gascón como lo recoge el Dictionnaire du Béarnais et Gascon Modernes (Simin Palay, Eds du C.NR.S. Paris, mil novecientos noventa y ocho). Cohet en catalán (en la actualidad coet), entonces cohete en castellano, procedería del habla de inmigrantes gascones encargados de la realización de los bailes de demonios en el siglo 15, oficio a propósito considerado de villanos en la Cataluña de esta temporada. Los gascones hacían "de cohets" en su idioma, o sea "de demonios", y la gente, en verlos con cohetes, comprendieron la palabra "cohet" como "fuego de artificio".


En esencia, cuando en la celebración de los demonios no hay ninguna interpretación teatral del baile hablado, mas hay otras formes de representación conocidas por los nombres de: Pasacalles - Correfuego - Carretillada y para finalizar la Encendida Conjunta.

Conjunto de demonios en el instante de la encendida conjunta..

  • Por lo relativo al Pasacalles, afirmaremos que es una actuación por las calles de la urbe de las cuadrillas de demonios. En el recorrido, los diablos que avanzan en capacitación de marcha, disparan carretas en la mitad de un público pasivo que frente al ruido de la explosión de la carreta encogen el corazón por el sobresalto, o enmudece de cuajo el jaleo, el estruendos de un auditorio que observa pasmado el paso de la comitiva clausurada por los demonios tamborileros de la cuadrilla.
  • En el Correfuego, como en el pasacalles, puede actuar por los calles de la urbe una sola cuadrilla o otras cuadrillas convidadas. El público, mayoritariamente joven, participa en la celebración de forma considerablemente más activa. La detonación de la carreta y la lluvia de ascuas enfervoriza los ánimos para saltar y a danzar de la excitada concurrencia, compartiendo con los carnudos demonios la chirigota en la mitad de silbidos, truenos, y fuegos de artificio.
  • La Carretillada es el acto de encendido conjunto de las carretas -la encendida-, por la parte de todos y cada uno de los diablos; estos se disponen en círculo con las mazas cargadas al límite de la su capacidad, haciendo una rueda de paraguas de fuego que vira de forma continuada, generando con la descarga de sus carretas una nube relampagueante y estruendosa.
  • Para terminar la encendida conjunta, es el punto culminante de la actuación. Los demonios se agrupan alrededor del punto de encendida y a la voz de fuego!!!, encienden sus surtidores mientras que abren la rueda hasta quedar en círculo. Entonces el cielo se llena de una luz blanca y vertical con mil chispas incandescentes, destacando en la obscuridad de la noche una cortina pirotécnica y un fuerte trueno "demonial" que, unidos al repicar seguido y enérgico de los timbales como a música de fondo, da al cierre una apariencia magnífica y vistosa.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


WIKI

  MÚSICA VALENCIANA  

WIKI   BUSCADOR VALENCIANO   

 

USUARIOS:

Hay 71 invitados y ningún miembro en línea

musica valenciana

traje valenciano

 musica valenciana

Está aquí: Inicio > [ MÚSICA VALENCIANA (WIKINFO) ] > ıllı Baile de diablos wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas