ıllı Música y Folclore en la Comunidad Valenciana (2018)

Portal wikinfo sobre Música y Folclore Valenciano: Cantantes, músicos, fiestas, fallas valencianas y tradiciones

 !Selecciona tu Idioma!

Todo sobre la Música y los Cantantes Valencianos:

ıllı Danzas de Guadasuar wiki: info, historia y vídeos

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

musica valencia

salud  Danzas de Guadasuar 


La danza de Guadasuar o bien las danzadas es de la modalidad procesional o bien de ida, representación propia de la vieja danza de calle valenciana. Danzas con peculiaridades afines a la de Guadassuar se preservan en otros lugares valencianos, desde la Huerta de Valencia en La Vall d'Albaida.


Esta danza conserva lo más esencial que puede tener un baile tradicional, como es la participación masiva y abierta de la gente del pueblo, transformándose en una celebración de gran estrellato popular, donde cada vecino aporta sus recursos personales y dotes artísticas en diferentes áreas de participación: danza, música, vestimenta, peinados, flores, ornamento de calles, iluminación, etcétera Se trata, por consiguiente, de una danza que todavía guarda su función festiva.


Las danzadas se festejan las noches de la semana siguiente a las fiestas de la Virgen de Agosto y San Roque, tiempo que correspondía, en el pasado, a la vacación agrícola estival, terminadas las cosechas del capullo de seda, frijoles, melones, tomates, etcétera Y vísperas de la siega y batida del arroz. Cada noche de danzas se baila en una calle diferente, el que acicala el vecindario con luces y guirnaldas de papeles de diferentes colores. Hay una enorme participación de bailadores de diferentes edades, vestidos de forma diversa.


Al ser una celebración no ligada a ninguna autoridad civil o bien religiosa, las Danzas no aparecen registradas en ningún fichero.Según Agustín Roig, cronista de Guadassuar, se sabe que solo se generaron 2 únicas interrupciones: el año mil ochocientos sesenta y cinco, por el cólera, y los tres años que duró la Guerra Civil de España, de mil novecientos treinta y seis-treinta y ocho, y se reinició en mil novecientos treinta y nueve.


En mil novecientos sesenta y nueve conoció uno de los más esenciales declives, mas cuando el Sala de Cultura de la Caja de Ahorros de Valencia adoptó la celebración, el Municipio reaccionó de forma lenta creando una serie de premios, en mil novecientos ochenta y cinco el Ministerio de Transportes, Turismo y Comunicaciones declara la Semana de Danzas Celebración de Interés Turístico Nacional.


La danza de Guadasuar revela en su música reminiscencias árabes y el pasacalle que la antecede es un habitual toque de gaitas moras. Su raíz puede ser deriva de las fiestas paganas que se festejaban tras las cosechas de verano. A inicios del siglo veinte, empezaron los bailadores a emplear trajes diferentes al tradicional de bailadores en día de celebración, y la danza del diecinueve de agosto, se dedicaba a la indumento de moriscos y cristianos, en celebración de la noche en que pernoctaron en Guadasuar, conforme la historia legendaria, en el año mil ciento ochenta, San Bernardo y sus hermanas Saida y Soraida.


La tradición afirma que la Semana de Danzas se celebre la última semana entera del mes de agosto, de lunes a sábado, de noche. Es la semana siguiente a San Roque y la Madre de Dios de Agosto (la Asunción), ligados los dos de manera estrecha a esta celebración por ser los fiesteros y fiesteras pertinentes quienes organizan esa Semana de Danzas. En su origen la celebración estaría ligada al ritmo agrario que entre la recogida del capullo de seda y la siega y trilla de arroz, cultivos que jugaron un papel esencial en la actividad agrícola de la población en otros periodos.


Una de las características particulares más notables de las Danzas de Guadasuar es su carácter participativo y abierto al mundo entero. No es una celebración que afecta solo una pequeña comisión de fiesteros o bien un reducido conjunto de bailadores. Prácticamente todo el pueblo participa un día o bien otro bailando, elaborando vestidos, buscando y dejando complementos para esos vestidos, de músico, de fiestero ...


La parte más resaltable la forman los bailadores y las bailadoras. No se precisa gran profesionalidad, solo hay que reproducir los movimientos pertinentes y dejarse llevar por la música. Es en una gran parte espontáneo, popular, absolutamente abierto, y temor danzar quien desee. Los bailadores y bailadoras son casi todos y todas y cada una gente del pueblo y se puede participar en pareja o bien en conjunto de parejas y danzar con libertad uno, múltiples o bien todos y cada uno de los días. Conforme la tradición (y una historia legendaria ligada al rey Jaime I), la bailadora es quien debe buscar y seleccionar el bailador, y no viceversa; se encarga de elaborar el vestido ya le toca invitar la bailadora en el reposo como muestra de agradecimiento.


Hay de todas y cada una de las edades, desde los más pequeños hasta gente de avanzada edad. Las Fiesteras de la Asunción (chicas de diecinueve años) que cooperan con los fiesteros de San Roque en la organización, tienen como primordial función danzar las seis noches. En la mitad de las 2 filas de bailadores y bailadoras se ubican los músicos con los instrumentos, y los fiesteros, los que controlan el trascurso de la Danza, proveídos del habitual garrote de enormes dimensiones.


Según la tradición, día tras día de la semana se va a llevar un vestido diferente, concebido y confeccionado por exactamente los mismos bailadores y bailadoras, en el que es esencial la originalidad y espontaneidad. El estrenado el primero de los días ya no sirve para el segundo. Prácticamente improvisa el vestido de un día para el otro, pasan el día inventando el vestido de esa noche, confeccionándose prácticamente hasta la hora de salir a danzar. Esto se ha ido perdiendo en cierta manera y, en nuestros días, los trajes se elaboran a lo largo del año o bien aun se arriendan o bien adquieren hechos.


Es curioso, en Guadasuar jamás se emplea la palabra disfraz para mencionar a las indumentaria de la Danza, sino lleva por nombre traje de Danzas, lógico si tomamos en cuenta que no es considerado un carnaval ni nada similar. Cabe indicar que los vestidos utilizados en la Danza no son folclóricos. Lo más fácil, para el bailador, el pañuelo de seda al cuello, y para las mujeres, el manto y una flor en el pelo.


Los bailadores y las bailadoras empiezan la Danza desde un cabo de la calle, lugar desde donde entran a danzar hasta recorrerlo todo de un extremo al otro sin pararse en ningún instante. En la calle, los bailadores y las bailadoras se ubican en 2 filas paralelas, las chicas (más esenciales en la Danza conforme la historia legendaria de Jaime I) siempre y en toda circunstancia van a la derecha y los chicos, a la izquierda.En medio las 2 filas hay músicos y fiesteros que avanzan así como toda la Danza.


Los pequeños más pequeños abren la Danza y se ubican delante. Después medran gradualmente por orden no demasiado riguroso de edad y estatura aproximada, hasta los más adultos. Por último, las fiesteras cierran la Danza. Todos y cada uno de los bailadores y bailadoras van proveídos del pertinente par de castañuelas con el que prosiguen y reproducen el ritmo de las cajas. Este ritmo de las castañuelas no se detiene en ningún instante de la Danza, y sonando desde el momento en que comienzan a danzar en un fin de la calle hasta el momento en que acaban en el otro extremo.


La Danza de cada noche está formada por 2 partes, cada una en un sentido de la calle. La primera empieza del extremo de la calle más en el centro del pueblo cara fuera y, la segunda parte, al revés (de esta manera acaba la Danza en el extremo más en el centro del pueblo), con un reposo de unos minutos entre las 2 partes.


La parte central de la celebración de las Danzas es la Danza propiamente dicha, y es la que nos referimos la mayoría de las veces cuando charlamos de las Danzas (verdaderamente es prácticamente la única que se baila). Esta está rodeada de un ritual: el Pasacalle (un par de veces), la Salida o bien danza de los arcos, el Jefe de Danza y el Danseret.


Al atardecer, a las nueve, el conjunto de músicos, con instrumentos de viento, acompañados por los fiesteros, proveídos de gorditos bastones, anuncian la danzada con un pasacalle que se empieza frente a la iglesia y se dirige y recorre la calle donde se festeja la celebración. Esta pasacalle se repite tras la cena que festejan fiesteros y músicos en exactamente la misma calle del cortejo, antes que empiece la danza.


Baile de la salida o bien danza de los arcosEditar


Al llegar a la casa donde va a tener sitio la Salida y el Jefe de Danza, los fiesteros y los músicos se abren para dejar paso a las bailadoras que van saliendo poco a poco y cogidas de la mano (en alto) de su bailador. La armonía suena hasta el momento en que la última bailadora está en la puerta de la calle, y todas y cada una quedan paradas en la mitad del corredor que forman los fiesteros con sus palos.


Cabeza de DanzaEditar


A continuación, todos y cada uno de los músicos interpretarán la breve armonía del cabeza de Danza y la persona a la que esa noche corresponde actuar como tal hace su alegato dirigido a todos y cada uno de los bailadores y bailadoras. Una vez terminado, los músicos repiten la armonía.


Una vez se hallan todos al comienzo de la calle, las cajas empiezan el ritmo y los bailarines y bailarinas se marchan incorporando a las filas correspondientes; de este modo se empieza la Danza, el punto central de la celebración.


El Danseret o bien Ballet finalEditar


Finalizada la Danza se baila, con solo unos segundos de pausa, el Danseret. Realmente es un paso doble de autor ignoto que las parejas acostumbran a danzar como tal, tomadas de 2 en 2. Ya antes, para finalizar la velada se bailaba, más movido, un viejo fandango, el compás del que se aceleraba hasta fatigar a los bailadores. Se afirmaba el baile roto pues muchos bailadores no lo acababan.


Los tocadores de la danza, ya antes de aparecer la banda de música en Guadasuar mil ochocientos cincuenta y tres fundada por la Sociedad Filarmónica de Instrumentos Militares de Guadasuar, eran 2 dulzaineros que se ubicaban, respectivamente, en la cabeza y fin de las 2 filas de bailadores y alternaban la armonía, tal y como si de un diálogo se tratase. El ritmo lo repercutía el tabalet y el repique de castañuelas de los danzados.


Actualmente, la música de las Danzas es interpretada por todo género de instrumentos de viento de lado, así como las cajas que marcan el ritmo.Es curioso el caso del Danseret, un paso doble de lo que no conocemos más datos, como, conforme nos apunta Agustín Roig, cuando a la manera en que se recogían en el pasado los fondos para abonar los músicos:


Hay un cuento sobre las Danzas, ignoto para la mayoría de la población. Podemos hallar diferentes finales del cuento. Aparte del encanto propio del cuento, hallamos otros elementos curiosos: lugares propios del pueblo (el Ravalet), ciertos de desaparecidos (el pocillo de la ermita), medidas ya no empleadas (medio Almut), oraciones hechas que todavía se utilizan (me has jodido y me aproximó al lado), etc.


Existe otro cuento de la danza, de la que hay múltiples versiones, que narra el malestar que pasó un matrimonio por la afición bailadora de la mujer y los celos del marido. Es usual en la danza de Guadasuar que un casado o bien casada forme pareja con otra persona diferente del matrimonio, sea soltera, casada, o bien viuda, sin que esta costumbre haga meditar en nada negativo.


Pero hubo una vez un marido receloso que no miraba con buenos ojos que su mujer, joven y bonita, bailadora con un soltero realmente bien plantado.El mismo día que empezaban las danzas le solicitó a su mujer que no saliese a danzar y se librará del soltero con cualquier disculpa. Mas le respondió que sería de mal efecto retirarse en ese instante, cuando ya le había prometido al joven danzar 3 noches de danzas y, además de esto, ya tenía cosidos 3 pares de vestidos, uno por cada noche.


El marido se puso todavía más inquieto y comenzó a pensar como desbarataría las pretensiones de su esposa. Cuando al anochecer hay volvió montado en carro de las tareas del campo, al llegar a su casa simuló que estaba cojo y no podía pasear, deseando hacer pensar a su esposa que había caído de arriba la higuera y pretendiendo que no se apartara de su lado. Mas esta confió a una vecina que lo cuidara mientras que salía a danzar la danza.Al ver el poco caso que le había hecho, al día después, el hombre comenzó a lamentarse y tremer las manos y las piernas, tal y como si le hubiese entrado una enfermedad. La mujer no se sofocó y le preparó un vaso de tila a la que agregó una fuerte dosis de calabacín de adormidera, con el que el marido se quedó dormido como un leño y, , pudo danzar otra vez la danza.


El tercer día, viéndose nuevamente burlado, no pensó más que hacerse el fallecido, pensando que, por lo menos, por respeto al duelo, la mujer renunciaría de su afección bailadora.Depositaron el cuerpo del supuesto fallecido en un ataúd y la mujer le puso una candela en todos y cada esquina, encargando a la vecina que velase y le va a llorar, mientras que bailaba la danza. Aquella noche el cortejo se festejaba en exactamente la misma calle donde vivía el matrimonio. Las filas de bailadores recorrían la calle de un lado a otro y cuando la mujer pasó por delante de su hogar, le cantó a los veladores:

Plora-li, plora-li
plora-li ben plorat,
i et faré un mitjamud
ben acaramullat
xacarrac, xacarrac.

Con el que le prometía que la gratifica por el servicio que le prestaba, con un mitjamud acaramullat de harina, una de las formas de dar las gracias, en aquellos tiempos, los favores recibidos. Cuando desfiló toda la danzada el hombre se incorporó todo colérico, sin que se enterase la plañideras, que se había dormido, y se trasladó a la alameda de la ermita, donde la mujer acostumbraba a ir tras la danzada refrescar, asentándose sobre una peña y abanicándose con un enorme abanico.


Antes de que llegase su mujer, encendió una fogata sobre la peña y la calentó hasta dejarla como un hierro candente. Poco después llegó esta, la que, arremangándose las faldas, se sentó en tal peña, pegando, al momento, un enorme salto y lanzando, al tiempo, tan liberado grito, a chamuscar el trasero todo transformado en una llaga, que llegaron a sentirse la de La Alcudia y Algemesí.El marido, orinando de risa, salió de tras un ciprés donde se había oculto y le cantó a su mujer:

Plora-li, plora-li
plora-li, ben plorat;
que al remat esta nit
ben fotuda t’he deixat
xacarrac, xacarrac.

Pero fueron tan fuertes las carcajadas con las que el hombre lo festejaba que cogió el baile de San Vito, enfermedad que lo sometió a danzar danzas 3 días sin parar, finalizando exhausto y estirando la pata.


Una, cuenta que la Danza se bailó frente al rey Jaime I cuando estuvo en Guadasuar para estrenar la acequia Nueva. Asistió elevado número de chicas solteras de las alquerías de alrededor (Aurí, Fentina, Tarragona, Maranya, Montortal, etcétera) y quedaron muchas sin bailador frente a la pasividad de los acompañantes del rey, los que estaban de espectadores. Al caer en la cuenta el rey Jaime I de la situación, deseó dar satisfacción a las solteras y les concedió, de forma perpetua, el derecho de seleccionar bailarín a su gusto. En el Municipio se preservaba la silla donde, conforme la tradición, había estado sentado el rey Jaime I para contemplar las Danzas, y que desapareció en una de las reformas del edificio del Municipio, a inicios del actual siglo , como el Libro de los Privilegios de la Acequia Real, por el año mil novecientos setenta y seis.


La otra es la que justifica la costumbre (ya perdido) de haber un día en el que el vestido de la Danza era de moriscos y cristianos. Esto se debía a que se memoraba la noche de finales del mes de agosto de mil ciento ochenta en el que pernoctaron en Guadasuar, San Bernardo y sus hermanas Saida y Soraida, de paso de Carlet en Alzira, y las bautizaron la madrugada del diecinueve al veinte de agosto en la plaza famosa como Ravalet, con los nombres de María y Gracia.


Una fuente interesante de información referente a las Danzas son los programas que elaboran de año en año tanto fiesteros como fiesteras, con escritos relacionados con la celebración, creencias, actos que se festejan ese año, etcétera Desde su restauración en mil novecientos noventa y tres, la liturgia del Cabo de Danza ha tenido intervenciones de todo género, ciertas más agraciadas que otras. Ciertos de ellos son bastante interesantes, en tanto que participan personas ligadas a las Danzas por diferentes razones, como otros que no lo están tanto. Un apartado completamente diferente que contribuye a enriquecer la parte gráfica es por poner un ejemplo el concurso de carteles que convoca anualmente el Municipio. Asimismo, en alguna ocasión se ha organizado una exposición de trajes, fotografías y objetos relacionados con las Danzas.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


WIKI

  MÚSICA VALENCIANA  

WIKI   BUSCADOR VALENCIANO   

 

USUARIOS:

Hay 70 invitados y ningún miembro en línea

musica valenciana

traje valenciano

 musica valenciana

Está aquí: Inicio > [ MÚSICA VALENCIANA (WIKINFO) ] > ıllı Danzas de Guadasuar wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas